Interesante propuesta sobre las cuevas de los guerrilleros.

Mensaje insertado por Bistruey en el foro de Juanín el 22/10/2009.

Durante una época las cuevas, sobre todo en Sotres y Tresviso fueron uno de los refugios favoritos de los del monte. Estas cuevas quizá no sean como podríamos imaginar ámplias y confortables como aparecen en las películas, más bien al contrario, buscaban cuevas de pequeño tamaño, disimuladas en las peñas y con una entrada "mala", pero no mala en el sentido nuestro, sino en el de esa gente acostumbrada a andar desde niños guardando el ganado entre los peñascales y los precipicios.
      En una cueva tirotearon e hicieron prisionero a Mauro Roiz, seguramente el primer jefe que tuvieron los guerrilleros, en otra cueva hicieron prisioneros a Campillo, Gildo y Mateo, quizá desde una de Bejes presenciaron algunos guerrilleros el tiroteo y la muerte de Segundo Bores cuando se dirigía a una reunión con sus compañeros. De otra cueva en el Cuera escaparon a tiros Guerrero y Bernabé, en esa misma o en otra parecida se despeñó su compañero Maté (a éstos dos ahora nadie los cita en los libros, ni figuran en el monumento de Bejes como miembros de la Brigada Machado, pero lo cierto es que
durante una época estuvieron con ellos), en la cueva de Mauro había que entrar trepando por un tronco, así que si no se mataron más entrando o saliendo de ellas se debió a su inteligencia y habilidad montuna, como la que empleó Juanín para ubicar la suya cerca de La Cruz de la Viorna, con buenas vistas por si venían a buscarle los guardias.
      Como decía, muchas de esas cuevas tenían espacio solo para uno o dos hombres y cada uno de ellos tenía la suya habitual, que recibía su nombre: La de Mauro, la de Segundo, etc. Todavía queda una persona en Bejes, Alejandro Narganes (Camiseta) que conoce su ubicación y quienes se escondían en ellas. De esta persona partió la idea, que como muchas otras seguramente se quedará en el olvido, de señalizar esas cuevas con un pequeño panel informativo informando de quién las habitó y en qué circunstancias.
      Parece una magnífica idea, pero me temo que cuando desaparezca este hombre (que tarde mucho) y que es de los pocos que quedan que convivió con los del monte, con él se llevará todo lo que sabe.

(Cueva situada en Bejes señalizada por Alejandro Nárganes)

3 comentarios:

  1. no eran ningun os heroes, eran bandoleros, que no podían dejar ese tipo de vida, los heroopes eran los guardias civiles que por un misero sueldo tenian que perseguir a estos ladrones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu eres un inculto que no sabe nada de la historia y ademas eres un fascista asqueroso me gustaria saber que pensarias de esos a los que tu defienses y dices que eran unos heroes si hubieran asesinado y torturad o a alguien de tu familia baboso ¡VIVA LA REPLUBICA! Y la libertad

      Eliminar
  2. ni eran bandoleros(como la prensa de regimen se harto de decir)y sí.si pudieron pero no quisieron dejar ese tipo de vida(hasta el estado franquista intento que saliesen del pais con documenmtacion falsa...).lo unicvo real es que los guardias civiles cobraban un misero sueldo...tal vez por eso salian en direccion contraria cuando oian la palabra "juanin"

    ResponderEliminar